jueves, 8 de abril de 2010

Presentación de los programas de artes plasticas para secundaria


En Costa Rica la educación ética, estética y ciudadana es una aspiración planteada en
la Ley Fundamental de Educación, marco jurídico del sistema educativo nacional
desde hace 50 años.
Se han hecho muchos esfuerzos para concretar esta aspiración. Entre ellos se
destaca la inclusión en los planes de estudio de asignaturas artísticas como las Artes
Plásticas y Artes Musicales, y la Educación Cívica. También se han desarrollado
diversos programas relacionados con la formación en valores y el desarrollo humano
integral. Más recientemente la política educativa incluye el eje transversal de valores
en el currículum nacional, que integra distintos temas a los cuales la sociedad
costarricense les da mucha importancia: la educación ambiental para el desarrollo
sostenible, la educación para la salud, la educación para la expresión integral de la
sexualidad humana y la educación para los derechos humanos y la paz.
Hoy, el contexto global y sus demandas, las transformaciones asociadas a la cultura
nacional y las exigencias de desarrollo, exigen replantear las formas en que este tipo
de aprendizajes se promueven en las poblaciones estudiantiles. Un análisis preliminar
de los planes y programas de estudio evidenció el potencial que tienen las asignaturas
de Artes Plásticas, Educación Musical, Educación Cívica, Educación Física, Artes
Industriales y Educación para el Hogar, para la formación ética, estética y ciudadana
del estudiantado. Por esta razón, el Ministerio de Educación Pública desarrolló una
iniciativa de construcción colectiva de nuevos programas de estudio para estas
asignaturas. El proceso incluyó la participación articulada de agentes internos del
Ministerio y agentes externos para la concepción teórica de la nueva propuesta
curricular, pasando por la definición de los conceptos ética, estética y ciudadanía, a la
luz de los aprendizajes que debían ser promovidos entre los estudiantes de Tercer
Ciclo de la Educación General Básica y Ciclo Diversificado; la identificación de una
alternativa pedagógica consecuente con la política educativa nacional pero más
pertinente para estos aprendizajes, y la elaboración de los programas que guiarán el
trabajo cotidiano del profesorado de estas asignaturas.
Así, especialistas nacionales y extranjeros elaboraron documentos teóricos para la
reflexión acerca de la enseñanza de la ética, la estética y la ciudadanía y se realizó
una intensa búsqueda de experiencias y programas en educación que vinculan estos
tres conceptos en el campo educativo, tanto nacional como internacionalmente.
Además, se desarrollaron sesiones de discusión, análisis y enriquecimiento de los
documentos, algunas incluso con la participación abierta al público de la más variada
formación profesional o con los más variados intereses, de manera que se pudiera
contar con el cuerpo teórico necesario para diseñar las líneas curriculares – tanto
conceptuales como operacionales – que guiaran la elaboración de los nuevos
programas.
Con esta información se elaboró un documento con la propuesta de diseño curricular,
pedagógico y evaluativo. Ese documento fue producto del trabajo de un equipo de
asesores externos integrado por Zaida Molina Bogantes, Edgar Céspedes Ruíz y
Anabelle Guerrero Canet, y las especialistas del MEP Ingrid Bustos Rojas y Ruth Vega
Villalobos. Una vez concluida esta fase, los equipos de trabajo, conformados por
asesores del Ministerio y especialistas universitarios en temas pedagógicos y en las
disciplinas objeto de cada una de las asignaturas, se dedicaron a la redacción de los
nuevos programas, bajo la supervisión del equipo de diseño curricular.
Ministerio de Educación Pública
“Al desarrollo por la Educación” 13
El trabajo contó con el análisis, supervisión y realimentación permanente de un equipo
central conformado por el señor Ministro de Educación Pública Leonardo Garnier
Rímolo, la señora Viceministra Académica Alejandrina Mata Segreda, la señora
Florisabel Rodríguez Céspedes, de la organización PROCESOS asesora principal del
proyecto, la señora Gladys González Rodríguez, de la organización PROCESOS,
coordinadora del proyecto y la señora Dyaláh Calderón DeLaO, asesora del señor
Ministro y directora adjunta del proyecto. Este grupo es el autor de la síntesis que hoy
se presenta en este documento.
¿Para qué educamos?
La propuesta educativa que aquí se expone parte de un referente filosófico sobre el fin
último de la educación: la educación es para la vida y la convivencia. Tal y como fue
planteado al inicio, vivir y convivir tienen muchas perspectivas desde las cuales debe
ser visto este propósito educativo: en la relación con otros va la vida, ya sea que se
hable del amor o de la guerra, del trabajo o del juego, de las pasiones o de los
intereses, del ocio o del negocio. Para todo esto se educa y para eso se deben educar
todos y todas.
De acuerdo con la política educativa nacional, la educación debe buscar la formación
del estudiantado:
“…[para que esté] consciente de las implicaciones éticas del desarrollo, sea
PERSONA con rica vida espiritual, digna, libre y justa; CIUDADANO formado
para el ejercicio participativo de la democracia, con identidad nacional, integrado
al mundo, capaz de discernir y competir, autorrealizado y capaz de buscar su
felicidad; PRODUCTOR para sí mismo y para el país desde el punto de vista de
su condición de trabajador, lo que comporta el incremento de sus habilidades, el
aprendizaje de destrezas y la búsqueda del conocimiento; SOLIDARIO por
experimentar como propias las necesidades de los demás y, en consecuencia,
con aptitud para buscar formas de cooperación y concertación entre sectores,
velar por la calidad de vida de todos los ciudadanos y de las futuras
generaciones, a partir de un desarrollo sustentable, ecológico y socialmente, y
CAPAZ DE COMUNICARSE CON EL MUNDO DE MANERA INTELIGENTE de
tal manera que, a partir de la valoración de lo que lo identifica como
costarricense, tome las decisiones que lo relacionen con otras culturas desde un
punto de vista de pensador independiente, flexible y crítico, teniendo por guía los
derechos y los deberes humanos”. (Consejo Superior de Educación, 1994).
Esa política educativa balanceada se nutre de tres visiones filosóficas, a saber, la
HUMANISTA, que busca la plena realización del ser humano como persona dotada de
dignidad y valor, capaz de procurar su perfección mediante la apropiación de los
valores e ideales de la educación costarricense; la RACIONALISTA, que reconoce que
el ser humano está dotado de la capacidad para captar objetivamente la realidad en
todas sus formas, construir y perfeccionar continuamente los saberes y hacer posible
el progreso y el entendimiento humano; y la CONSTRUCTIVISTA, que impone la
exigencia de partir desde la situación cognoscitiva de cada estudiante, de su
individualidad, sus intereses e idiosincrasia, por lo que debe reconocer su cultura, sus
estructuras de conocimiento y emprender de manera transformadora una acción
formativa.
La visión ética y ciudadana están presentes, de manera explícita, en la política
educativa, mientras que es posible inferir la visión estética al promoverse la formación
de personas que producen en su contexto cultural, y al reconocer la expresión artística
como parte del desarrollo integral y de las formas de expresión del ser humano.
Ministerio de Educación Pública
“Al desarrollo por la Educación” 14
Por lo tanto, educar para vivir y convivir se convierte en el reto que, de manera
renovada, se plantea hoy mediante la formación ética, estética y ciudadana del
estudiantado. Para ello se utiliza como vehículo pedagógico la interacción que se
establece entre estudiantes y contenido, entre estudiantes y estudiantes, y entre
estudiantes y sus profesores y profesoras de Educación Cívica, Artes Plásticas,
Educación Musical, Educación Física, Artes Industriales y Educación para el Hogar.
Ética, estética y ciudadanía, los conceptos básicos tras el cambio
El diseño de los nuevos programas que aquí se presentan se inició con una amplia
discusión sobre los conceptos que los sustentan, a saber: ética, estética y ciudadanía,
conceptos que a la vez constituyen la orientación filosófica y el propósito de la
formación estudiantil. El producto de dicha discusión se concreta de la siguiente
manera.
La Ética recoge los resultados de la reflexión sobre por qué en determinado contexto
se considera correcto un conjunto de comportamientos y de normas en nuestra
relación con los otros. Para la presente reforma curricular, que busca contribuir a la
convivencia social y política, la ética es fundamental.
Se pueden señalar unos principios éticos como criterios orientadores de la acción, la
decisión y el desarrollo institucional y normativo. Tales principios están sujetos a
cuestionamiento y mejoramiento histórico. Entre ellos están los principios de igualdad,
de justicia, de solidaridad, de reciprocidad, de responsabilidad, de cuidado, de respeto
y de cooperación.
La ética es un concepto dual, con una dimensión social y otra individual. La ética del
sujeto sitúa a la persona en el centro de su atención, es el ámbito intrasubjetivo. La
ética social se ocupa del ámbito de lo colectivo o intersubjetivo. Ambas dimensiones
son fundamentales para apoyar las elecciones y acciones sobre lo que puede
considerarse correcto. Sin embargo, dado que la vida humana solo es vida en relación
con los otros, la dimensión social de la ética ocupa un plano central en la reflexión y
aceptación de las razones para la acción, la decisión y el desarrollo institucional y
normativo. Esta ética compartida o social establece el contexto para la ética individual.
Según los diversos tipos de organización social, las sociedades se caracterizan por
distintas categorías de dilemas éticos. En el caso de las sociedades democráticas,
entre los dilemas colectivos fundamentales están los que se derivan de la búsqueda
de la libertad versus la búsqueda de la justicia. Históricamente las sociedades
encuentran acomodos institucionales y normativos ante este y otros dilemas.
En el presente, el espectro de esta ética compartida se ha ampliado con temas tales
como el interculturalismo, las éticas aplicadas (bioética, ética “hacker”, la ética del
desarrollo, la ética de las profesiones, entre otros), la ética global y la ética de la
democracia contemporánea. Cada una de ellas plantea sus dilemas respectivos como
diversidad cultural versus uniformidad de valores, ética trasnacional versus ética
nacional y la democracia participativa, deliberativa, procedimental o sustantiva. En el
campo aplicado aparecen asuntos de definición de vida o muerte y de fundamento
ético del ejercicio profesional.
Lo social depende también del comportamiento cotidiano de los individuos. En esta
dimensión individual se encuentran las razones para la selección de normas y
comportamientos, basada en principios que articulan derechos y deberes. Esta
Ministerio de Educación Pública
“Al desarrollo por la Educación” 15
dimensión incluye el ejercicio responsable y respetuoso de la libertad, el desarrollo de
la autonomía, el autoconocimiento, la autoestima y la autorrealización, la búsqueda de
lo correcto apoyado en la lógica y en la crítica, así como la construcción de la
identidad.
En los nuevos programas se propone la enseñanza de la ética con base en el ejemplo
y las experiencias, donde éstas jueguen un papel más impactante que el discurso
teórico, en los casos reales y estéticos que ayuden a plantear los dilemas y explicitar
los principios éticos, en una enseñanza que se haga en forma respetuosa de la
diversidad.
La educación de Tercer ciclo y la Diversificada busca acompañar y apoyar al
estudiantado para enfrentar el reto del crecimiento en ambas dimensiones de la ética,
de forma tal que permitan el desarrollo pleno de su individualidad y de su ciudadanía.
Estética1
Al contrario de la ética, la estética no se concibe de manera normativa pues lo bello se
define de acuerdo con quién lo aprecia o crea y en qué contexto. Por lo tanto, la
presente propuesta conceptual en el ámbito de la estética, asume un enfoque
contemporáneo basado en los principios de la posmodernidad. Bajo este enfoque el
arte cuestiona las fronteras infranqueables entre disciplinas de expresión artística y se
centra en una filosofía de investigación – acción en la que se plantea su integración.
Otro elemento central en este enfoque es la aplicación del arte como herramienta de
extensión social. Se parte de que el arte puede nutrir a otras disciplinas y enhebrar
una propuesta integral con impacto en las relaciones sociales.
Desde esta perspectiva, en la enseñanza del arte se crea un enlace entre estudiantes
y profesores y profesoras, quienes se visualizan como tutores en un aula creativa y
abierta en la que se estimulan nuevas vías de acercarse a la realidad de las
comunidades y de estimular su sensibilidad como agentes de cambio para la creación
de ambientes de tolerancia, de solidaridad en un contexto estéticamente concebido.
Entre las herramientas conceptuales que se integran en esta propuesta se incluyen: la
relación poder-saber, el rompimiento del paradigma centro –periferia, la autobiografía,
la contracultura (género, interculturalidad, hibridación), memoria social, deconstrucción,
doble codificación, análisis de discurso, criticidad mediática,
fragmentación, temática sociopolítica, desacralización y anti-esteticismo.
Dentro de la propuesta pedagógica, se parte de cuatro objetivos básicos: que las y los
estudiantes aprendan a gozar y disfrutar de las manifestaciones estéticas; que
aprendan a valorarlas con un conjunto de criterios bien comprendidos; que aprendan a
entenderlas tanto en su base conceptual y técnica – en tanto disciplinas – como en su
sentido histórico-social; y, finalmente, que aprendan a apropiarse de estos medios
para poder expresarse y comunicarse estéticamente, artísticamente.
Ciudadanía2
Se parte del concepto de ciudadanía en democracia es decir, de una ciudadanía que
reconoce, fundamentalmente, la igualdad de los derechos y deberes de todos y el
1 La definición de estética se elaboró a partir del trabajo presentado por el especialista Rodolfo
Rojas Rocha.
2 El marco conceptual de ciudadanía, base de este resumen, fue elaborado por los
Especialistas Florisabel Rodríguez y Rotsay Rosales.
Ministerio de Educación Pública
“Al desarrollo por la Educación” 16
consecuente respeto mutuo y el respeto por las reglas legítimamente establecidas.
Quien ejerce la ciudadanía se concibe idealmente como una persona comprometida
con la democracia como mejor forma de gobierno. Ese compromiso implica
considerarla como el mejor procedimiento de gobernar y de dirimir las diferencias y
conflictos, a través del engranaje legal e institucional que consolida y permite el
funcionamiento de la sociedad en su conjunto. También significa considerar que en la
democracia el gobierno es el gobierno de las mayorías, pero hay respeto formal y real
de las minorías hacia las mayorías y viceversa.
Ejercer la ciudadanía implica: (i) reconocer y valorar la política como una actividad
necesaria para la vida colectiva, (ii) integrarse al sistema político, es decir, participar
cuando lo considera importante y no disociarse ante la insatisfacción o pérdida de
apoyo en algún nivel del sistema, (iii) buscar la propia libertad sin interferir con la de
las otras personas, (iv) identificarse con su Estado-nación o comunidad política,
reconociendo un sentido de pertenencia, una tradición histórica y de espacio
compartidos. (v) conocer y comprender los mecanismos institucionales para expresar
apoyo o rechazo a las medidas que tome el gobierno o para pedir su intervención ante
conflictos entre grupos o personas y (vi) escoger entre mecanismos representativos o
participativos según la ocasión, (vii) observar el cumplimiento de los deberes
ciudadanos.
La educación para la ciudadanía busca la formación de una persona crítica ante el
sistema político, en el sentido de que utilice las herramientas para la formación de
criterio o juicio político, se informe, exprese sus opiniones y sepa ponderarlas, sepa
deliberar y demande cada vez más una democracia más profunda y sostenible y
busque ampliar sus derechos y los de sus conciudadanos. Sus prácticas deberán
reflejar su aprecio por los valores de igualdad, solidaridad y tolerancia y su
compromiso con los derechos humanos, la equidad de género y la creación de
oportunidades para la ciudadanía joven. También contará con los elementos
necesarios para su participación organizada y su actuación constructiva para la
solución de los problemas colectivos. Es además, responsable de sus decisiones,
actos y deberes.
¿Cómo incluir la ética, la estética y la ciudadanía en la educación media?
Para concretar la reforma curricular se tomaron decisiones sobre aspectos operativos,
partiendo de que lo que se busca es una modificación de algunos programas para el
Tercer Ciclo de la Educación General Básica y el Ciclo Diversificado. Esta modificación
consiste en la elaboración de nuevos programas de estudio para las asignaturas de
Educación Cívica, Artes Plásticas, Educación Musical, Educación Física, Artes
Industriales y Educación para el Hogar. Para el resto de las asignaturas de estos ciclos
educativos no se cambian los programas. La elaboración de los nuevos programas de
cada asignatura se encargó a un equipo de profesionales compuesto por un asesor o
asesora externa especialista en la temática, asesores o asesoras nacionales o
regionales del MEP y al menos un profesor o profesora con amplia experiencia en el
aula. Otro equipo de profesionales, integrado por funcionarios de la Dirección de
Desarrollo Curricular del MEP y asesores o asesoras externas especialistas en la
materia, asesoró y supervisó todo el proceso. A continuación se detallan las
modificaciones de tipo operativo.
Herramientas de seguimiento previstas
El proceso de seguimiento para la reforma curricular se inició con la capacitación del
profesorado. Como primera actividad se realizaron actividades en algunas
Ministerio de Educación Pública
“Al desarrollo por la Educación” 17
instituciones educativas, en los que se aplicaron diferentes unidades de los
programas, antes de llevarlos a todo el país. Esto tiene el fin de observar la forma en
que este personal se enfrenta a los programas y de valorar los aprendizajes del
estudiantado. Mediante la sistematización de estas experiencias se espera identificar
las mejores formas de preparar al resto del profesorado de estas asignaturas para su
implementación, además de eventuales modificaciones a los programas.
Una vez concluidas las actividades de aplicación de algunos módulos, el Instituto de
Desarrollo Profesional Uladislao Gámez Solano iniciará la capacitación masiva, y la
Dirección de Desarrollo Curricular se responsabilizará de una adecuada asesoría y
seguimiento, coordinando con las Direcciones Regionales.
Recursos necesarios
La reforma curricular fue diseñada para potenciar el aprovechamiento de los recursos
con los que actualmente cuenta el Ministerio, por lo que no se requiere la contratación
de más profesores ni la dotación de alguna infraestructura o equipo especial o
exclusivo para la aplicación de este cambio. No obstante sí se requerirá la elaboración
paulatina de materiales didácticos para el profesorado y su preparación para un mejor
desarrollo de los programas. Estas tareas se realizarán con los mismos recursos
económicos del MEP por lo que, para los próximos dos años, tal y como se hizo para
el año 2008, se definirá como área prioritaria de capacitación, la preparación de los
recursos humanos que se requieren para poner en práctica los nuevos programas de
estudio de las asignaturas Educación Cívica, Educación Musical, Artes Plásticas,
Educación Física, Educación para el Hogar y Artes Industriales.
¿Qué características técnicas poseen los nuevos programas?
El enfoque curricular de los nuevos programas se basa en la política educativa
nacional, potenciando la visión constructivista como sustento de las estrategias
pedagógicas y de evaluación, y la articulación permanente de la ética, la estética y la
ciudadanía. Dos elementos favorecieron estas decisiones técnicas. El primero se
refiere a la elaboración teórica de cada uno de estos temas por separado y a las
interconexiones que entre ellos se dan, tal y como fue expuesto más arriba. El
segundo está referido a los hallazgos producto del análisis de experiencias
nacionales3 e internacionales en este campo4:
· Se refleja una importante producción conceptual en los últimos años que
podría interpretarse como una tendencia que busca que la formación del
estudiantado en estas áreas deje de estar en el segundo plano. Esta reflexión
ha implicado el desarrollo de reformas educativas y replanteamientos
pedagógicos,
· La mayoría de las experiencias analizadas se circunscriben fundamentalmente
al desarrollo de una de las áreas o al de dos de ellas, articuladas. Así, hay
experiencias que ligan ética con ciudadanía y ética con estética, por ejemplo.
Aparecen algunas experiencias que ligan las tres, pero más como
consecuencia de la puesta en práctica del programa que de una concepción
originalmente orientada a la articulación de éstas,
3 El análisis de las experiencias exitosas a nivel nacional fue realizado por Kattia Arroyo Guerra en ética;
Evelyn Siles García en ciudadanía y Guillermo Rosabal Coto en estética
4 Este análisis fue elaborado por los especialistas Jorge Vargas González y María Cristina Olano.
Ministerio de Educación Pública
“Al desarrollo por la Educación” 18
· Las experiencias estudiadas que se consideran exitosas presentan
preferentemente elementos curriculares y pedagógicos constructivistas. Todas
parten de la premisa de que la formación de la ética ciudadana debe ser
producto de la experiencia, más vivencial que teórica, y esto se explica por dos
razones. Por una parte, porque el desarrollo de las competencias
mencionadas supone dinámicas y espacios de aprendizaje, de reflexión y de
vida en torno al acontecer diario, tanto en el entorno inmediato como global; de
lo contrario los valores, los derechos, las normas representarían palabras
vacías, si no se las transforma en actos. Para que cada uno pueda apropiarse
de estos contenidos para la vida hay que probarlos, ensayarlos, ejercitarlos,
practicarlos, repetirlos, es decir, vivirlos en el quehacer cotidiano de la vida. Y
por otra, porque se reconocen como escenarios privilegiados de la formación,
el aula, la escuela y el contexto que les rodea. Por tal razón, no se podría
pretender que las clases – por más prácticas que sean – sustituyan la vida,
sino que la potencien y preparen al estudiante para ella.
Se destacan a continuación estos elementos técnicos.
El enfoque curricular5
Tal y como se expuso al inicio, esta propuesta se basa en los tres pilares de la política
educativa nacional, a saber el humanismo, el racionalismo y el constructivismo,
elementos de una sola visión curricular. Como teoría epistemológica, el
constructivismo es el elemento que permite definir con mayor claridad las formas de
estimulación del aprendizaje del estudiantado, por lo que se desarrolla con mayor
amplitud en este momento, complementado con algunos elementos del enfoque socio
– reconstructivista. Ambos enfoques se asumen desde una visión que permite reflejar
los elementos del humanismo, el racionalismo y el propio constructivismo como
visiones filosóficas que les sirven de fundamento.
Desde el elemento humanista, los enfoques asumidos en la reforma curricular
permiten cultivar valores y actitudes éticos, estéticos y ciudadanos que le permitan al
estudiante el pleno desarrollo de sus potencialidades en beneficio de su propia
persona, de la comunidad nacional y del entorno natural. Los aportes del racionalismo
se integran a través del reconocimiento de la capacidad racional del estudiante que le
permite construir y reconstruir conocimiento a partir de la captación objetiva de la
realidad. El constructivismo se refleja como una tesis epistemológica caracterizada
esencialmente porque es el individuo quien construye el conocimiento a partir de la
interacción con su realidad.
Por la naturaleza de los enfoques conceptuales y de las asignaturas que se incluyen
en la propuesta curricular, se necesita un currículo que estimule un estudiantado
responsable de su propio aprendizaje, activo, participativo, creativo, que se acerque a
su entorno, lo conozca y reaccione, que interactúe con sus compañeros y docentes,
que exprese sus conocimientos y construya a partir de ellos nuevos conocimientos, es
decir que actúe como un verdadero corresponsable de su propio aprendizaje.
Del enfoque constructivista se asume que:
5 La propuesta inicial para el diseño curricular fue elaborado por la especialista Zaida Molina Bogantes y
las asesoras de la División de Desarrollo Curricular del Ministerio de Educación, Ingrid Bustos Rojas y
Ruth Vega Villalobos.
Ministerio de Educación Pública
“Al desarrollo por la Educación” 19
· El estudiante es quien, de manera activa, construye su propio conocimiento como
resultado de sus interacciones tanto con el medio físico como con el social,
· El proceso de aprendizaje es continuo y progresivo, es decir, es inacabado y está
en constante evolución,
· Las personas aprenden de manera significativa y permanente cuando construyen
en forma activa sus propios conocimientos,
· Las experiencias y los conocimientos previos del educando son esenciales en la
construcción de nuevos conocimientos,
· La base del proceso de construcción del conocimiento está en la “acción sobre la
realidad” que realiza el sujeto que conoce,
· En la perspectiva del constructivismo social, el desarrollo del pensamiento y la
conciencia están condicionados por el contexto socio-histórico y cultural en que se
desenvuelve el sujeto que aprende,
· En el proceso de construcción del conocimiento la mediación es fundamental, las
estrategias metodológicas adecuadas y un rol mediador de facilitador por parte del
docente son esenciales,
· La acción grupal dinamiza los procesos de creación del conocimiento y fomenta la
calidad de los aprendizajes,
· Se busca el desarrollo integral de la persona, con énfasis en la capacidad crítica,
reflexiva y creadora,
· La educación tiende a fomentar el desarrollo de conocimientos, habilidades,
actitudes y hábitos para la investigación y la innovación, como base para el
progreso de la sociedad y el mejoramiento de la calidad de vida,
· Se estimula en los estudiantes el desarrollo de su personalidad considerando el
aprender a ser, aprender a aprender, aprender a hacer y aprender a convivir,
· Se propone desarrollar las potencialidades del estudiantado de acuerdo con sus
ritmos y diferencias personales pero considerando el avance científico-tecnológico
y el trabajo competitivo.
Del enfoque socio-reconstructivista se asumen planteamientos como los siguientes:
· Se busca el estímulo de aprendizajes significativos que permitan elevar la calidad
de vida en relación con las necesidades y demandas cambiantes de las personas,
las familias, las comunidades y la sociedad en general,
· Se propicia la participación crítica de los ciudadanos en la vida social, productiva,
cultural y política del país. Para ello se busca la formación de un ciudadano crítico,
creativo, comprometido y dinámico,
· Se toma en cuenta para la planificación y ejecución del currículo el conocimiento
de la realidad y la problemática de la comunidad y la interacción permanente que
existe entre el individuo y su entorno sociocultural,
· Se tiende a alcanzar una educación que beneficie a todos, que mejore la calidad
de vida y logre, por tanto, la justicia social,
· Se estimula la ampliación de la participación de la familia y la comunidad en el
proceso educativo, mediante la integración de una verdadera comunidad
educativa,
· Se propicia la descentralización educativa y curricular para lograr una gestión
moderna del proceso educativo,
· La educación se ve como un derecho y un deber de la persona humana sin
distingo de edad, etnia, sexo, religión, posición económica, social o política,
Ministerio de Educación Pública
“Al desarrollo por la Educación” 20
· La propuesta visualiza la vivencia social como práctica de la democracia y como
forma de vida en la que se reafirman los valores éticos, morales, estéticos y
ciudadanos, en el marco del respeto y la tolerancia que garantice la justicia social,
la cultura de paz y el fortalecimiento de la identidad nacional,
· Se asume el país y el mundo como una sociedad pluriétnica y pluricultural, en la
que el estudiantado conoce y valora otras culturas y la suya propia.
Para concretar la opción asumida en el enfoque curricular y en el enfoque pedagógico,
se plantean las siguientes pautas u orientaciones curriculares específicas:
· Centrarse en la persona: la propuesta curricular se centra en el estudiante como el
sujeto principal y centro del currículo. En su proceso de construcción de
conocimiento el estudiante debe ser activo con respecto a su entorno físico o los
objetos materiales concretos contenidos en el mismo. Asimismo, es esencial el
aporte que provee el estudiantado de sus aprendizajes previos, para sustentar
sobre ellos los nuevos conocimientos. El estudiante como sujeto y centro de
las experiencias de aprendizaje debe vivenciar muchas actividades en
forma independiente, ya sea individual o colectivamente. Es fundamental
que ellos asuman, con conciencia, su propia responsabilidad y participen
con entusiasmo, no como receptores y repetidores sino como actores
involucrados en su aprendizaje, mediante el principio de “aprender a
aprender”.
· Integración o correlación entre las asignaturas involucradas en la ética, la estética
y la ciudadanía y entre estas y las otras materias del plan de estudios: aunque la
propuesta curricular se organiza en asignaturas, se opta por buscar elementos que
permitan establecer relaciones entre esas asignaturas y las otras que completan el
plan de estudios de III ciclo y Educación Diversificada. Para lograr esto, se asume
el principio de integración curricular, en su primer nivel: la correlación. Es decir, se
buscan puntos de contacto entre las asignaturas los cuales pueden relacionarse
con diversos elementos: los aprendizajes por lograr, las estrategias de aprendizaje
o los contenidos. Cuando se aplica este principio de correlación, las asignaturas
mantienen su identidad y su propio perfil, pero entran en relación o contacto con
otras asignaturas del plan de estudios. Se propone buscar esta correlación desde
la propia asignatura, seleccionando elementos de convergencia en relación con
diferentes elementos del currículo.
· Mediación pedagógica orientada hacia la integración de los conocimientos
para la elaboración de aprendizajes: en vista de la visión de currículum
integrado que aquí se propone, la mediación pedagógica, es decir, el trabajo de
interacción cotidiana entre estudiantes y su profesor o profesora, debe facilitar los
espacios para que esta integración se haga posible. Como acciones concretas se
encuentran los ejercicios de resolución de problemas propuestos por el
estudiantado desde una perspectiva exploratoria, el análisis de una situación de
comunicación de interés del grupo, la realización de una tarea compleja ejecutada
en un contexto dado, la producción de trabajos personales que movilicen cierto
número de conocimientos, una visita de campo sobre la cual cada estudiante debe
elaborar una hipótesis para explicar el fenómeno observado, trabajos prácticos de
laboratorio, la creación de una obra de arte, y como un todo, la resolución de un
proyecto de clase.6
· Búsqueda de una línea constructivista: una pauta curricular básica en esta nueva
propuesta curricular es la de optar por la línea constructivista. Se trata de
fortalecer, tanto en el diseño general de la propuesta curricular como en los
programas de estudio de cada una de las asignaturas que han sido involucradas
6 Esta idea se toma a partir del trabajo de Roegiers del 2007.
Ministerio de Educación Pública
“Al desarrollo por la Educación” 21
elementos como: centrar el currículo en el estudiante y el aprendizaje, propiciar el
aprendizaje significativo, considerar los aprendizajes previos, concebir al
estudiante como constructor de su propio aprendizaje a partir del “aprender a
aprender”, propiciar el trabajo colaborativo, estimular la construcción del
conocimiento a partir de la realidad, propiciar procesos metodológicos activos y
participativos que generen la construcción del conocimiento por parte del
estudiantado, propiciar procesos evaluativos que atiendan los principios
constructivistas e incluyan la auto-evaluación y co-evaluación.
· Principio de flexibilidad y contextualización: la propuesta curricular que se plantea
para la formación en ética, estética y ciudadanía y los nuevos programas de
estudios para las asignaturas involucradas ofrece espacios para su adecuación al
contexto y a las condiciones reales de cada institución y de su estudiantado. Esta
flexibilidad se concreta, al incluir en los programas de estudio varios elementos
curriculares que se ofrecen como “sugerencias” más que como “prescripciones”.
Específicamente se da este carácter flexible a las estrategias de mediación, a las
de evaluación, a las que se ofrecen para establecer la correlación entre
asignaturas, así como aquellas sugerencias que se proponen para impactar la
institución educativa y la comunidad.
La contextualización implica considerar los elementos propios del entorno
geográfico, económico y socio-cultural en que está inserto cada centro educativo y
su estudiantado. Esto se concreta en la incorporación de un espacio en el
programa de estudios, para el planteamiento de una serie de sugerencias para
impactar la vida institucional y, desde ahí, la comunidad en sus diversos sentidos:
desde la comunidad local hasta la comunidad global en que se siente inmerso
cada estudiante.
· Elementos prescriptivos: hay dos elementos fundamentales, dentro de la propuesta
curricular para la formación ética, estética y ciudadana que poseen carácter
prescriptivo y que permiten, por tanto, la condición de currículo nacional básico del
sistema educativo costarricense. El primer elemento es el compuesto por los
“aprendizajes por lograr” en cada uno de los talleres o proyectos de las
asignaturas, que se presentan como logros por alcanzar y que orientan el
desarrollo de los procesos de aprendizaje. Estos aprendizajes pueden incluir
algunos de carácter individual y otros colectivos y se incluyen en los proyectos,
antes de las columnas que contienen los contenidos curriculares, con los cuales
debe tener total congruencia. El segundo elemento de carácter prescriptivo es el
contenido curricular. Tales contenidos, desglosados en contenidos conceptuales,
procedimentales y actitudinales deben ser desarrollados obligatoriamente en todas
las instituciones educativas. Estos contenidos podrían ser enriquecidos por los
docentes si ellos lo estiman pertinente y si las condiciones de la institución, del
alumnado y del tiempo lo permiten.
· Principio de transversalidad: esta nueva propuesta curricular asume, como otro
principio básico, la transversalidad. Se eligió un eje transversal que impregna toda
la propuesta curricular (los perfiles, los proyectos incluidos en los programas, las
actividades co-curriculares, los espacios curriculares abiertos y los proyectos
institucionales). En este caso específico se optó por el eje valores, particularmente
por los valores éticos, estéticos y ciudadanos, los cuales permearán, en esta
reforma, las asignaturas de Educación Física, Educación Cívica, Artes Industriales,
Artes Plásticas, Educación Musical y Educación para el Hogar. Es preciso avanzar
también hacia la transversalidad de estos valores en el resto de las materias del
currículo, estimulando la ruptura de límites artificiales entre distintos campos del
conocimiento y facilitando así la asimilación e internalización de los aprendizajes.
Ministerio de Educación Pública
“Al desarrollo por la Educación” 22
La estrategia pedagógica7
El enfoque pedagógico que sustenta este diseño se corresponde directamente con el
enfoque curricular. La visión humanista de esta pedagogía lleva a colocar a la persona
aprendiente como centro del acto educativo, de manera que todo el currículo se
flexibiliza para adaptarse a su realidad de sujeto del proceso.
La visión racionalista permite partir de que cada estudiante es una persona capaz de
aprender, de conocer, de construir y de transformar el conocimiento. Así mismo
promueve el reconocimiento del bagaje de saberes construidos por la humanidad a lo
largo de la historia.
Los procesos educativos se diseñan, entonces, desde la experiencia y la práctica
hacia la comprensión de los conceptos, el aprendizaje de los procedimientos y la
asunción de actitudes. “Aprender haciendo” es la clave pedagógica desde este
enfoque.
La propuesta pedagógica incluye las siguientes características:
· Activa: promueve la actividad propositiva del estudiantado hacia la búsqueda del
conocimiento. Los estudiantes y las estudiantes, entonces, participan en
actividades de grupo, de equipo, y con la comunidad que les permite la
construcción individual y colectiva de los conocimientos.
· Democrática: visualiza la vivencia social como práctica de la democracia y como
forma de vida en la que se reafirman los valores éticos, morales, estéticos y
ciudadanos. Esto implica que la participación del estudiantado en la toma de
decisiones, en las propuestas metodológicas, en la evaluación, es importante.
Igualmente importante es la mediación pedagógica y el diálogo entre el
estudiantado y el profesorado.
· Creativa: esta característica se da en dos sentidos. Por un lado la propuesta
pedagógica tiende al desarrollo de la capacidad creadora de cada estudiante en
procesos de resolución de problemas, enfrentamientos de retos, creación de
alternativas; por otro lado, la propuesta tiende a que las estrategias de mediación
busquen ser innovadoras, asertivas e inclusivas.
· Integradora: las estrategias metodológicas propician la integración de elementos
de la comunidad a la vida del centro educativo.
· Flexible: la flexibilidad debe permitir que la obtención de los conocimientos
individuales y colectivos previstos, y los contenidos curriculares (conceptuales,
procedimentales, y actitudinales) se concrete adaptando las metodologías a la
realidad del contexto socio económico y cultural del centro y del estudiante.
Esta propuesta se basa en los siguientes principios pedagógicos:
· La propuesta pedagógica asume los saberes sistematizados por la humanidad a lo
largo de la historia como base para la construcción y reconstrucción del
conocimiento y de los valores en los procesos educativos,
7 La propuesta de estrategia metodológica fue elaborada por el especialista Edgar Céspedes Ruíz.
Ministerio de Educación Pública
“Al desarrollo por la Educación” 23
· El papel del mediador, fundamental en estos procesos, exige de él una sólida
formación profesional, tanto en el dominio de la disciplina como de la didáctica,
· La mediación pedagógica propicia que la persona aprendiente disfrute del
conocimiento y de los procesos de aprendizaje, además de promover el desarrollo
de su capacidad de asombro,
· Lo afectivo y emocional se reconoce como un elemento importante en los procesos
de aprendizaje,
· La actividad lúdica forma a la persona en relación con las demás y consigo
misma,
· La construcción colectiva de los conocimientos facilita su apropiación individual,
proceso interior progresivo y diferenciado que se debe respetar,
· Cada persona construye sus propias herramientas conceptuales y su propio
aprendizaje, a partir de las experiencias que vivencia, apoyadas por la mediación
pedagógica y por el trabajo grupal,
· La individualización permite reconocer las diferencias en la diversidad,
· Las estrategias pedagógicas se vinculan con la experiencia cotidiana y la realidad
social, cultural y económica de la persona aprendiente, de manera que el
aprendizaje se torne significativo y pertinente,
· La evaluación forma parte del proceso de aprendizaje, educa por sí misma y
permite orientar y reorientar los procesos pedagógicos en función del
fortalecimiento de su calidad,
· Los procesos de auto-evaluación, co-evaluación y evaluación unidireccional
permiten el autoconocimiento, el reconocimiento y la toma de decisiones a partir de
ello,
· Las estrategias pedagógicas deben promover en el estudiantado el desarrollo de
su capacidad de asombro, como llave para entrar al mundo del conocimiento y a la
construcción de saberes, de valores y de actitudes positivas frente a la vida,
· Se propiciará el conocimiento y aceptación de sí mismo, el respeto y la relación
afectiva y afectuosa con los otros,
· Las estrategias metodológicas que se planteen deben propiciar en forma
permanente la investigación y la experimentación,
· La construcción colectiva de los conocimientos facilita que el aprendizaje sea
lúdico, que las relaciones interpersonales sean afectivas y que se produzca la
apropiación individual de los conocimientos,
· Las estrategias metodológicas que se propongan deben estar acordes con el nivel
de desarrollo intelectual, psíquico y social del estudiante,
· Se deben concebir las estrategias metodológicas como procesos y no como
actividades aisladas.
La estrategia de evaluación8
A partir del enfoque curricular adoptado, se propone una evaluación enfocada
principalmente en el conocimiento y manejo de los procesos más que en la medición
de los resultados finales.
Desde la perspectiva del constructivismo, la evaluación es parte integral del proceso
de enseñanza y aprendizaje con la finalidad de continuar construyendo los
conocimientos y las destrezas. La evaluación es concebida como un proceso
valorativo de investigación permanente donde constantemente se recolecta
información, se construyen juicios y se toman decisiones en torno al desarrollo del
proceso de construcción del aprendizaje.
8 La estrategia de evaluación de los procesos educativos fue elaborada por la especialista Anabelle
Guerrero Canet
Ministerio de Educación Pública
“Al desarrollo por la Educación” 24
Las sugerencias evaluativas presentadas en los programas incluyen técnicas e
instrumentos novedosos y variados donde el estudiante tenga la posibilidad de actuar
con espontaneidad, gusto e interés. Evaluar se considera como una acción colectiva,
reflexiva, estimuladora de la autonomía y la criticidad. Con su aplicación se podrán
mostrar los avances del aprendizaje en el desarrollo intelectual, personal y social del
estudiante. Es importante que las acciones evaluativas que utilice el educador sirvan
para que los estudiantes puedan ver su grado de avance en el proceso de aprendizaje
y la medida en que se han acercado al logro de los aprendizajes individuales y
colectivos propuestos dentro del proyecto. Por esta razón es muy importante que las
sugerencias evaluativas incluyan la evaluación en cada etapa, centrada en los
procesos, así como la aplicación de pruebas individuales que evalúen la aplicación de
los aprendizajes logrados.
De acuerdo con lo anterior, la propuesta evaluativa considera las siguientes
orientaciones generales:
· La evaluación es formativa y orientadora, integrada en el propio proceso de
enseñanza y aprendizaje,
· La intención de la evaluación es investigar sobre el grado de comprensión,
internalización y aplicación de conocimientos y no el dominio de conocimientos
aislados,
· El evaluador determina cómo y cuándo aplicar las diversas técnicas, según la
situación concreta, el proceso de aprendizaje y el contenido curricular,
· Las diferencias individuales, los ritmos de aprendizaje y los niveles de
desarrollo son muy importantes,
· La evaluación estimuladora de la autonomía y criticidad se caracteriza por su
acción colectiva y consensual, investigativa y reflexiva,
· La utilidad de la evaluación comprende, además, recoger información sobre
dificultades, vacíos y logros, para así informar al docente y a los estudiantes
sobre lo que realmente ha sucedido con el proceso de construcción del
conocimiento,
· Se estimula la participación activa de los estudiantes en la evaluación, se
fomenta la auto o co-evaluación y se considera la evaluación del docente como
una mas entre otras,
· La información obtenida por medio de la evaluación es importante tanto para
los estudiantes como para los docentes y para la familia, la información tiene
que ser incorporada por las partes para que se convierta en un elemento
importante y fundamental y así enriquecer los procesos de enseñanza y
aprendizaje, informando a los estudiantes y sus familias sobre su aprendizaje y
a los docentes sobre su práctica pedagógica,
· Las acciones evaluativas se dirigen a mostrar a los estudiantes el avance en el
proceso de aprendizaje y a propiciar en los estudiantes y docentes el
acercamiento al logro de los contenidos curriculares.
· Es necesario que el estudiante pueda actuar con agrado, espontaneidad e
interés, por lo tanto, en la evaluación se requiere la utilización de técnicas e
instrumentos variados.
La estrategia evaluativa plasmada en los proyectos que componen los programas de
las asignaturas tiene las siguientes características:
Ministerio de Educación Pública
“Al desarrollo por la Educación” 25
· La concepción de la evaluación centrada y enfocada en los procesos de
aprendizaje, se hace en cada etapa de desarrollo del proyecto, o cada vez que
se introduzca un nuevo contenido curricular, tema o concepto,
· La evaluación se centra en los procesos de construcción de conocimientos a la
luz de los contenidos curriculares conceptuales y actitudinales,
· Las sugerencias de estrategias de aprendizaje y de mediación pedagógica
requieren de sugerencias de estrategias de evaluación pues es así como
estudiantes y docentes van construyendo los conocimientos. La finalidad es
valorar los saberes construidos por los estudiantes a lo largo del proyecto,
· La parte de la evaluación centrada en los procesos se hace durante cada una
de las etapas propuestas, por ejemplo:
- Motivación: orientación, y producción de saberes e ideas,
- Explicitación de ideas: indagar sobre aprendizajes previos y posibles
potencialidades con respecto al tema
- Reestructuración de ideas: construcción de ideas y evaluación de las nuevas
ideas
- Aplicación de ideas: utilización de las nuevas ideas en diferentes situaciones
hipotéticas o reales
- Reflexión: revisión del cambio de ideas para hacer conciencia sobre el cambio
conceptual y actitudinal,
· A pesar de que la evaluación dentro de este enfoque es más cualitativa, grupal
y enfocada en el conocimiento de los procesos, y no solo en la medición de
resultados, es importante que el docente cuente con evaluaciones individuales
por estudiante para elaborar la nota final. Esto porque se considera que ambos
tipos de evaluación son complementarios: la evaluación de tipo cualitativo es
más intuitiva, más rápida y más subjetiva, mientras la evaluación de tipo
cuantitativo es más objetiva, más precisa y más rigurosa.
· Cuando se menciona que se valora, se evalúa, también se señala la forma en
que se va a efectuar esta valoración, y esa evaluación. Por ejemplo, esto
podría ser por medio de una lista de cotejo elaborada por el docente o en
conjunto con los estudiantes,
· Cuando se incluyen conceptos como la criticidad, interés, originalidad,
creatividad, atención, esfuerzo, se aclara la forma de evaluar. Por ejemplo, si
se hace referencia a la “criticidad”, se especifica si lo que se valora es la
presencia o ausencia de ella o más bien se trata de una escala que va de 1 a
10 donde 1 es baja criticidad y 10 alta criticidad,
· Se procura incluir suficientes técnicas entre las sugerencias de estrategias de
evaluación, para que el docente y los estudiantes puedan elegir cómo y el
cuándo aplicar cada una dependiendo de la situación concreta y de los
objetivos particulares de la evaluación en cuestión,
· Como elemento prescriptivo se establece la aplicación de un examen escrito
elaborado por el profesor o la profesora al finalizar cada unidad de aprendizaje,
es decir, tres al año.
Asignación de puntajes y porcentajes
A partir de la fundamentación filosófica, conceptual y metodológica de la reforma
curricular y considerando el elemento prescriptivo antes señalado, se aplicará una
reforma parcial al reglamento de evaluación. Dicha reforma no modifica
sustancialmente los componentes de la calificación a saber: trabajo cotidiano, trabajo
extraclase, pruebas, concepto y asistencia. Sin embargo, incluye un componente
Ministerio de Educación Pública
“Al desarrollo por la Educación” 26
adicional a los cinco componentes ya descritos, llamado “proyecto”, dada la
importancia de éste en los nuevos programas.
A continuación se presenta el detalle de la modificación para la asignación de
porcentajes, en comparación con la estructura actual:
Rubro a calificar
Reglamento actual Modificación
III Ciclo Diversificada III Ciclo Diversificada
Trabajo Cotidiano 40 40 20 10
Trabajo Extraclase 15 10 5 5
Prueba (una) 35 40 25 25
Proyecto (uno) - - 40 50
Concepto 5 5 5 5
Asistencia 5 5 5 5
La estrategia metodológica9
La estrategia metodológica: aprendizaje por proyectos10
Para efectos de esta propuesta, la estrategia metodológica se asume como el conjunto
de actividades, técnicas y recursos debidamente organizados, que se proponen para
la consecución de un propósito pedagógico, el desarrollo de unos contenidos
curriculares (conceptuales, procedimentales y actitudinales) y el logro de unos
aprendizajes individuales y colectivos, además del abordaje de una serie de valores,
actitudes y comportamientos que se promueven en la formación del estudiantado.
En la propuesta curricular se ha optado por el aprendizaje por proyectos como forma
de promover los aprendizajes de los estudiantes y las estudiantes, por lo que, de
manera coherente, la forma de organizar los procesos de mediación implica asumir
que los conocimientos escolares no se articulan para su comprensión de una forma
rígida, en función de los contenidos disciplinares preestablecidos, sino más bien
creando estrategias de organización de los conocimientos basándose en el tratamiento
de la información y en el establecimiento de relaciones entre los hechos, conceptos y
procedimientos que facilitan el logro de los aprendizajes11.
Para comprender en qué consiste el aprendizaje basado en proyectos desde la
perspectiva constructivista, es indispensable comprender que los procesos de
mediación se sustentan en la idea de que el material que se intercambia en educación
está compuesto por el conocimiento, la habilidad y la comprensión. El primero es la
información que tiene a mano la persona, es decir aquel que puede cada estudiante
expresar acerca de lo que conoce cuando se le interroga. Sin embargo esto no es
suficiente pues si el conocimiento es información a mano, las habilidades son
desempeños de rutina a mano, es decir, lo que hace más allá de lo que dice. Ejemplo
de lo anterior es la aplicación de habilidades aritméticas, habilidades sociales,
habilidades comunicativas, entre otras. Pero lo anterior tampoco es suficiente pues
comprender es más que la información que se tiene a mano y más que una habilidad
rutinaria bien automatizada. Comprender es la habilidad de pensar y actuar con
9 Esta propuesta fue diseñada por la especialista Zaida Molina, y las asesoras de la Dirección de
Desarrollo Curricular Ingrid Bustos y Ruth Vega. El trabajo también contó con la colaboración del
especialista Edgar Céspedes.
10 Esta propuesta fue diseñada por la consultora Zaida Molina, y las asesoras de la Dirección de
Desarrollo Curricular Ingrid Bustos y Ruth Vega.
11 Esta definición se basa en los expuesto por Hernández, 1986.
Ministerio de Educación Pública
“Al desarrollo por la Educación” 27
flexibilidad a partir de lo que uno sabe y lo que sabe hacer. Es poner en juego los
conocimientos y habilidades que se han desarrollado para resolver un problema,
construyendo un argumento y armando un producto.12
Concretamente, los programas de estudio de cada uno de los tres períodos del año,
coincidente con los períodos de evaluación sumativa, se centran en la promoción de
aprendizajes por parte del estudiantado, a partir de un proyecto central que se
desarrolla de manera individual o colectiva. Si bien todos los estudiantes y las
estudiantes se concentran en el estudio del mismo tema contenido en el programa,
cada uno de ellos se propondrá el desarrollo de un proyecto que les permita la
resolución de un problema asociado al tema estudiado. De esta manera, la
programación de cada período se presenta como un proceso didáctico que articula
todos los elementos del planeamiento para el desarrollo del programa y la
consecución de sus propósitos. La estructura programática se organiza en tres
unidades por año que contemplan una introducción que describe la fundamentación, el
enfoque de la asignatura y su inserción en el marco de la ética, la estética y la
ciudadanía; el perfil del estudiantado y los siguientes elementos:
· El título de la unidad: se procura que sea un título provocador, que despierte el
interés y que refleje el contenido fundamental que se trabajará.
· Tiempo probable de ejecución.
· Propósito: descripción de lo que se pretende lograr, en términos de lo que va a
vivenciar el estudiantado para alcanzar ciertos aprendizajes.
· Aprendizajes individuales y colectivos por lograr: aprendizajes que se pretende
construya el estudiantado mediante las diversas experiencias de mediación que se
desarrollen, con la orientación docente.
· Los contenidos curriculares desglosados en contenidos conceptuales,
procedimentales y actitudinales: los contenidos conceptuales incluyen los hechos,
datos, fenómenos, conceptos y teorías a partir de los cuales cada estudiante
construye sus aprendizajes. Los contenidos procedimentales buscan promover el
desarrollo de habilidades y conductas congruentes con los aprendizajes
elaborados y que a la vez inciden en la calidad de dichos aprendizajes. Los
contenidos actitudinales promueven el desarrollo de una disposición para la
actuación en concordancia con los valores éticos, estéticos y ciudadanos.
· Los valores, actitudes y comportamientos éticos, estéticos y ciudadanos que se
enfatizarán o se relacionan con el proyecto.
· Las sugerencias de estrategias de aprendizaje y de mediación (derivadas de las
estrategias metodológicas propuestas en el diseño).
· Las sugerencias de estrategias de evaluación (derivada de la estrategia evaluativa
propuesta en el diseño curricular).
· Las sugerencias para correlacionar este proyecto con las asignaturas integradas
en la visión de la ética, la estética y la ciudadanía.
· Las sugerencias para correlacionar este proyecto con las otras asignaturas del
plan de estudios.
· Las sugerencias de estrategias para impactar la institución educativa y la
comunidad.
12 Concepto basado en Perkins (1999) tomado del texto II Curso Internacional de enseñanza para la
comprensión, desarrollado por la Fundación Omar Dengo y el Proyecto Zero de la Universidad de
Harvard en el año 2002.
Ministerio de Educación Pública
“Al desarrollo por la Educación” 28
· El glosario: incorporación de términos técnicos o propios de la asignatura que se
considere puedan ser desconocidos por los docentes.
· La bibliografía.
En la planificación de estas unidades se consideran las siguientes premisas básicas:
· La propuesta debe promover la acción y participación del estudiantado en
situaciones reales y concretas de su vivencia cotidiana.
· El estudiantado aprende haciendo y construyendo sus propias respuestas, más
que recibiéndolas por parte del cuerpo docente.
· El equipo docente es promotor y facilitador de experiencias, en las que el
estudiantado construye aprendizajes.
· La práctica pedagógica promueve la participación de docentes, estudiantes,
institución y comunidad en el desarrollo del proyecto.
· Las situaciones que se propongan orientarán al estudiantado a desarrollar
actitudes y comportamientos reflexivos, críticos, autocríticos y proactivos.
· La didáctica de la unidad es activa, de manera que en determinados momentos
genera trabajo en grupos, en parejas, individual o en grupo total.
En este tipo de propuesta curricular docentes y los estudiantes interactúan como coresponsables
del proceso de enseñanza y aprendizaje, pero la participación de cada
uno y cada una posee sus propias responsabilidades, alcances y límites. Cada
docente asume su rol orientador que conlleva la responsabilidad de tener claras las
intenciones y los propósitos que se desean alcanzar en cada experiencia de
aprendizaje, es quien organiza los procesos pedagógicos y se asegura que estos
permitan alcanzar los aprendizajes y construir los conocimientos prescritos en los
programas de estudio. Por su parte, cada estudiante asume la responsabilidad de
desarrollar sus propias habilidades y potencialidades para lograr construir los
aprendizajes previstos en los programas. Para ello, el estudiantado debe involucrarse
en forma activa y responsable en todas las experiencias de aprendizaje organizadas y
en cuya planificación podría tomar parte.
La técnica para el desarrollo de las unidades: el taller13
Las sugerencias metodológicas se proponen como un conjunto de acciones y
actividades a realizar, que implican el uso y aplicación de la lógica y la creatividad del
planificador, para lograr una propuesta pedagógica ordenada y coherente que
promueva el aprender a ser, aprender a aprender, aprender a hacer y el aprender a
convivir, pilares fundamentales de una formación integral en ética, estética y
ciudadanía. Por lo tanto, la técnica que se utiliza para estimular el desarrollo de cada
unidad es el taller, concebido como una estructura pedagógica de acción en la que
tanto la enseñanza como el aprendizaje conforman un marco de fuerte compromiso
personal, con base en propuestas específicas. El proceso educativo se hace operativo
mediante la acción grupal que, con una guía flexible, dúctil, enriquecedora para la
persona y el grupo, activa el pensamiento por propia convicción, necesidad y
elaboración. El taller induce a la acción al facilitar la construcción de nociones básicas
para aplicar en una propuesta concreta de trabajo. La acción inducida se caracteriza
por el compromiso, la personalización, el conocimiento de la realidad, el protagonismo,
la participación, la responsabilidad, la cogestión, la auto gestión y otras condiciones
que resultan de mayor beneficio a la transformación personal.
13 Basado en Lespada, 1990 y en Mata, 2007.
Ministerio de Educación Pública
“Al desarrollo por la Educación” 29
Los programas incluyen sugerencias específicas para el desarrollo de los talleres que
se fundamentan en consideraciones de naturaleza general referidas a esta técnica y
que es importante tener presentes. En el desarrollo de un taller deben estar presentes
al menos cuatro momentos coincidentes con los elementos anteriormente enunciados.
En vista de la importancia de la construcción grupal, cada taller debe ser iniciado con
una actividad que promueva o preserve precisamente esa condición de grupo. Las
llamadas técnicas “rompe hielo” cumplen con esta función, mejor aún cuando la
responsabilidad de su desarrollo la asumen los mismos estudiantes al otorgárseles
pertinencia cultural.
La propuesta de tema central como segundo momento, deberá hacerse de manera
que induzca la discusión. Si bien se aporta información concreta y comprometida, la
forma en que se hace debe garantizar la duda razonable y la necesidad de ser
contextualizada a la realidad del grupo. El profesor o la profesora podrá aportar temas
para ser discutidos mediante guías que cuestionen su contenido y demanden la
reelaboración de estos. Muchas veces este contenido no necesariamente debe ser
llevado de antemano sino que puede ser producto de la discusión colectiva, o de una
“lluvia de ideas”. Lo importante es que sirva de insumo para la construcción del
conocimiento.
El tercer momento, el cual puede ser desarrollado a la par del análisis de contenido, se
da con la discusión participativa. Ésta tiene el fin de asumir posiciones personales y
grupales que faciliten la acción necesaria para completar el proyecto que tienen entre
manos los estudiantes del grupo general o de diferentes subgrupos.
Como cuarto y último momento, el profesor o la profesora debe promover que la
discusión y la acción se orienten a hacer explícitos los aprendizajes individuales y
grupales del grupo de estudiantes, lo cual sobre todo quedará reflejado en los
resultados del proyecto desarrollado.
El desarrollo de cada unidad puede ser visto como un gran taller a lo largo de las
lecciones de todo un trimestre por lo que es importante poder cumplir con las cuatro
fases antes mencionadas, pero igualmente puede ser pensado como pequeños
talleres de más corta duración a lo interno del trimestre. Todo dependerá de la forma
en que cada docente decida planificar su trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada